martes, 16 de julio de 2013

PASTEL BAUTIZO

En esta ocasion le presento un Pastel de Bautizo de una bebé que lleva religiosamente ya el nombre de Renata.
Fué un pastel elaborado con mucho cariño, pues es la bebé de una amiga mía.

También fué un pastel muy planeado, porque vimos varias fotos pero este diseño fué el que le gustó mucho a la mamá.

Pero también fué un pastel por el que sufrí mucho!!! pues el dia del evento estaba el clima muy frío-húmedo (una noche antes había llovido) y para mi mala suerte, el Restaurante del evento está situado en una zona muy conocida aqui en México, el Lago de Chapultepec.
Pues para suerte mía ese día teníamos que entregarlo mi esposo y yo a las 9:15 am, todo iba perfecto hasta que cuando llegamos a la zona del Bosque de Chapultepec ¡No había acceso a los autos!!!! estaba cerrado pues había una carrera de atletismo!!!!
Yo me infartaba, me puse nerviosa, el pastel lo notaba como "sudando" y mi esposo lo llevaba en sus piernas y yo iba manejando!
Busqué opciones de acceso para llegar al restaurante pero estaban cerrados los accesos alternos por personal de vigilancia y policías y muy sutilmente me decían: "no se puede pasar, la carrera terminará en 45 minutos"!!!!

Total que ante la situación del clima y el NO acceso al restaurante, tuve que convertir mi camioneta en un Refrigerador!!!
Así literalmente, tuve que dejarlo fijo en la parte de la cajuela, hacer abatibles los asientos y bajar del auto a mi pequeño para entonces cerrar vidrios y prender el aire acondicionado al máximo nivel de aire frío para mantenerlo!

Dios, nunca me había pasado esto, siempre escuchaba o leía de quienes habían sufrido porque un pastel estaba siendo "víctima" del clima, pero nunca me imaginé que en esta ocasión fuera mi caso.

Mientras trataba de comunicarme con la Coordinadora del evento en el restaurante, contaba los minutos para que el pastel no resintiera todo el cambio y el trajín del coche.

Finalmente abrieron los accesos, la carrera ya había concluido y de inmediato nos subimos al auto para irnos corriendo al restaurante a dejar el pastel!

Entré hasta la cocina para asegurarme de que lo metieran al frigorífico y el chef pastelero del lugar me dijo que no me preocupara, que ya iba a estar bien... puf!!!

Qué sufrimiento y nervios pasé!
Creo que hasta una lágrima me salió por lo tensa-estresada-preocupada que estaba.

Pero al final, cuando llegaron los invitados y los papás de la bebé festejada, les gustó mucho cuando lo presentaron los meseros el pastel y eso me llenó de alegría.
Aqui el pastel:



Pastel de Vainilla con relleno de queso philadelphia con mermelada de zarzamora que quedó muy rico.
Bueno ahsta aquí con mi choco-aventura del pastel de bautizo que sobrevivió al clima y al tiempo de entrega!

Nos seguimos leyendo!


1 comentario:

  1. Parece un relato de pelicula, que desesperacion no poder entregar la torta, que por cierto, te quedo muy linda!
    Pero por suerte, termino con un final feliz :)

    ResponderEliminar

Mis amigas bloggeras.... gracias por leerme!